El Tite y su sobri

Los niños nos obligan a jugar, a sacar nuestra parte más salvaje, la más divertida. También nos ayudan a dejarnos llevar por la imaginación y a disfrutar de las cosas más insignificantes. Sergio fue en un buen maestro de obra para nosotros. Cada tarea se convirtió en un juego con pruebas, niveles y recompensas, convirtiendo el chozo en un divertido escenario de retos y risas. El Tite y su sobri remataron el juego de las bellotas, revocaron las paredes de adobe, recogieron las piedras que había desperdigás. También hubo tiempo para rituales chamánicos con cal, para nanas y para la complicidad de un amor que veremos a ver dónde nos lleva!

Anuncios

Un comentario sobre “El Tite y su sobri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s