19 de enero, ¡sorpresa!

Vino con un día de antelación, quizás por eso la sorpresa fue mucho más inesperada.

Quedé para comer con la churre a la 1 y aproveché para limpar la casa, esta vez un poco más a fondo. A la 1 me dijo que más tarde y cuando iban a dar las 2 me dice que ná, que me vaya para el chozo, que quedamos allí directamente porque no sé qué. Si en algún momento sospeché fue de un regalo, pero jamás de lo que pasó.

Al llegar al chozo había guirnaldas y globos de colores colgados por todos lados pero no se veía ni un alma. Ya me puse en alerta, con una sonrisa nerviosa que me duró un buen rato después de que Juanma, María Teresa, Morán, Lucile, Alejandro, Blanca y Yago, la Churre y Jonatán salieran del chozo al grito de ¡sorpresa!

¡Madre mía! Pero sorpresa. ¡Qué alegría! Habían traído comidas caseras de su casa y Jon cocinaba marmitaco (pescado con patata cocida) en la lumbre con un caldero. Hubo tartas, una de ellas la trajo Blanca y la otra la hizo Jon con su madre. Las dos estaban exquisitas. Hubo un regalo: el Moral Sebastián, hubo paseo, hizo un sol estupendo y por la noche, paradójicamente, el licor café nos metió en la cama, en una cama a la intemperie que Jonatán preparó y donde durmimos profundamente.

Un día especial, con gente especial, que pasará a la historia de mi vida. Gracias de todo corazón.

Un comentario sobre “19 de enero, ¡sorpresa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s