Gracias

Después de que el fuego lo haya arrasado todo, lo primero que siento es agradecimiento. Gracias a todas esas personas que en estos cuatro años han pasado por el chozo para ayudar, se me vienen a la cabeza momentos mágicos, sueños, ideas locas, horas, muchas horas de trabajo y dedicación, y amor, mucho amor.

Hoy empieza una nueva etapa para El Chozo.

Los muros de piedra han resistido la fuerza del fuego. Un fuego que nunca sabremos cómo surgió pero que ha reducido todo a cenizas. Tantos recuerdos, tantos detalles, tantas plantas, … ¡Madre mía! ¡Qué tristeza, las plantitas! ¡Begoñas, ficus, la tradescantia, el ave del paraíso, las cintas, las pilistras!, ¡qué penita tan grande! ¡Cuánto os voy a echar de menos!

Todas esas personas que me habéis ayudado merecéis también que os pida disculpas. Probablemente esto se debe a una imprudencia. Las brasas que dejé en el brasero eran para que los perros estuvieran calentitos. No era la primera vez que lo hacía y prometo que estaba casi apagado, os aseguro que aprenderé de este error y reitero mis disculpas. Lo siento de todo corazón.

¡Ay las telas! ¡Ay las mantas! ¡Ay los cuadros! Querida mesa camilla con sus sillas, queridos muebles de la basura. Jarilla, querida Jarilla.

Jonatán, cuánto siento que tantos tesoros se hayan ido. No por lo que eran, sino por lo que simbolizaban. La ilusión con la que los fuiste trayendo, para llenar el chozo con cachinos de hitorias de aquella Orellana. Gracias de verdad por tu generosidad, por tu amor, tu comprensión, tu ilusión y tu entrega.

Esa cúpula, majestuosa, sagrada, disculpad amigos, disculpad. Diculpa hermano. Tanto esfuerzo, tanto apoyo, tanta ayuda, tantos momentos. No he sabido cuidar de lo que tanto quería. Eso sí, vuestra energía y generosidad no la pueden quemar las llamas.

Los perrinos y los gatinos están bien. Gracias a Dios. Ya me resultaba raro que Tecla se presentara en casa a las 11 de la noche, la pobre… Menudo espectáculo han presenciado. Explosiones de bombonas, el chozo deshaciéndose entre llamas, la encina rodeada de fuego,… menos mal que aunque ha sufrido un poco, no hay que lamentar daños mayores.

Es momento de mirar hacia adelante. De limpiar. Replantear el proyecto y empezar de nuevo. Lo aprendido durante estos 4 años ha sido mucho. Tantas personas, amigas, amigos, bailes, carretillas de barro, de cal (y últimamente algo de cemento…), tantas conversaciones, viajes con la imaginación a lo que sería posible si… pues ahí retomamos, A pesar de lo duro del momento, se abren mil oportunidades, nuevas ideas que se asentarán en la experiencia de estos años, seguiremos soñando juntxs.

Gracias.

Anuncios

Un comentario sobre “Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s