Biodiversología

Son versos, las flores de las pilistras, ocultas entre los tallos de esbeltas hojas verdeoscuras. Y poemas son las abejas zumbando entre el cantueso y el romero. Y las estrofas de menta, tomillo y manzanilla que riman con el jazmín, el orégano y la hierba Luisa. Las gramíneas le dan ritmo al recital de la biodiversidad a este lado de la valla. Más allá no vayas. Quédate aquí y mira la zarza mora, el acebuche, el lentisco y el galapero, que al otro lado de la valla, sola la retama, resiste al desastre de este tiempo tan triste. Aquí caléndulas, margaritas, cardillos, capuchinas, geranios y gitanillas alegran al que da la espalda a la verdad, al que se refugia en la biodiversología para no morir de pena.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s