Pienso y riego

Regar para pensar. Pensar y regar. Para mantener los sueños con vida, como esas flores que nacen allí, donde las sembramos, como reflejo de nuestros cuidados. Abandonarlas es una opción, regarlas es otra. Protegerlas de frío y las heladas y de sol abrasador, darles su sitio en cada momento, observarlas, escucharlas y entender qué necesitan.

Las flores y los sueños.

Las plantas, un espejo, otro, en el que mirarnos.

Un comentario en “Pienso y riego

  1. Qué verdorrrrr. La iridiscencia que se aprecia sobre las plantas y ese melífluo sonido del agua… Parece etéro… ahí va mi elocuencia, que es efímera no como esas plantas que parecen inmarcesibles… Ese chozo es… una sublime serendipia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s