Puertas al campo

Pura inspiración, las fronteras y la cultura, símbolos de nuestra identidad, marcos para los valores que compartimos, espacios en evolución permanente. Pertenencia, seguridad, apego, propiedad.

Fronteras y cultura malditas, que dividen y enfrentan. Espejos, pantallas que reflejan realidades y ficciones, analógicas y digitales, de la familia, del pueblo, la comarca,… del mundo entero.

Fronteras y cultura malditas, que despiertan las emociones más profundas, ilusiones casi inexplicables, que nos mueven y remueven, nos acercan al abismo. Altruismo, lujo, condena. Dentro. ¡Fuera!

Ríos, paredes, lenguas.

Con puerta de entrada y difícil salida.

Gracias María, Bernardo y Pikolo, y enhorabuena, por lanzar Maldita Cultura a esta órbita del «todos contra todos» que, sin duda, viene a ocupar ausencias clave de afecto e inspiración.

Y hoy, que se cumplen 3 años desde que el chozo se convirtió en una llama, comparto esta otra puerta al campo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s