El sol

El sol
se enreda
en tu techo.
Madera, piedra
y corazón.
Tu voz
retumba en
el aire, 
que se esconde
en las encinas.
Manos
de pilistras
arraigadas en
una fórmula
matemática
infinita.
Pies
descalzos,
raíces
con zapatos,
y la soledad
a cuestas.
Flamenco
con palos
de estructura
recíproca.
Miedos
atravesados
por el sol.


Paula

Conversación en el chozo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s