Homenaje a San Pedro

Tras un largo viaje llegamos a la cala de San Pedro. Un lugar mágico, de piedras blancas, (y rojas y amarillas), aguas cristalinas, armonía y distensión en el corazón del Cabo de Gata. Una vez de vuelta, inspirados por la experiencia y casi sin hablar, Jon y yo empezamos a poner una piedra sobre otra, buscando el equilibrio, jugando con la gravedad, sintiendo unas piedras que casi quemaban. Una tú y otra yo. Tras la que entendimos como la última, decidimos crear un espacio de seguridad para este hito. Este homenaje se ha convertido en un compañero muy inspirador, un elemento de reflexión sobre el equilibrio, la in/ter/dependencia, la cooperación, la confianza… en fin, ahí sigue dos semanas después, desde el 18 de agosto de 2016. A mi me tiene enamorado.

Anuncios

El Tite y su sobri

Los niños nos obligan a jugar, a sacar nuestra parte más salvaje, la más divertida. También nos ayudan a dejarnos llevar por la imaginación y a disfrutar de las cosas más insignificantes. Sergio fue en un buen maestro de obra para nosotros. Cada tarea se convirtió en un juego con pruebas, niveles y recompensas, convirtiendo el chozo en un divertido escenario de retos y risas. El Tite y su sobri remataron el juego de las bellotas, revocaron las paredes de adobe, recogieron las piedras que había desperdigás. También hubo tiempo para rituales chamánicos con cal, para nanas y para la complicidad de un amor que veremos a ver dónde nos lleva!

Cal, cañas & gaditanas

Con cada visita el chozo se recarga de energía.

En las últimas semanas han pasado por el chozo grandes amigas como Ana, Esther y Lucía que han encalado paredes, cosido cañas y sobre todo, han llenado el chozo de alegría y de amor. Son estas visitas las que le dan sentido a este proyecto y las que cargan las pilas para continuar.

Igual que la cal, estas gaditanas preciosas han traido su luz y su pureza al chozo. Las noches estrelladas ha sido la sorpresa que el cielo tenía preparada tras los calurosos días de trabajo.

 

One year ago

One year ago, the wall wasn’t still finished. In fact I wasn’t sure if there were going to be enough stones to finish it, but actually there were enough, more than enough! 🙂 By that time Mamen was visiting us (Coko, the little Amapola and me)

DSCI0300

That day, at the beginning of August 2015, the four of us slept outside, watching the stars and enjoying the night temperatures of the dehesa. Oh my dog! What a pleasure! Dreaming among holm-oaks and stars! Last night I also slept outside but this time only with Coko and Thekla! It was a very calm and peaceful night, with a lot of shooting stars. I slept deep and enjoyed the breakfast, probably like Mamen and I did one year ago.

DSCI0282

Probably nobody could imagine that one year later the chozo was not going to be finished, but also nobody could imagine the amount of nice people that visited the chozo and the way that the roof and the space itself is developing. Every day is a new challenge for creativity and new ideas. Every volunteer had the oportunity to share his/her own perspective to the next step.

DSCI0292

How many hands and feet have touched the mud of the walls?  How many ideas went trough these windows? How many dreams are inspired in those clouds? The Sierra Monsalud could give us some answers as she keeps watching over us.

DSCI0299