Salón comedor provisional

Todo es provisional

Hasta que llueva, y lleva ya unos meses sin llover, se puede tener el salón-comedor a la sombra de la encina. Que quien a buen árbol se arriba, buena sombra le cobija. ¡Menudo lujo! Eso sí, provisional.

Mientras disfruto de este peculiar espacio, mi cabeza viaja por las calles del pueblo buscando un hogar en el que colocar pilistras, sardinas, manolas, aureolas, ficus y compañía. La provisionalidad del escenario lo hace aún más atractivo. Busco un hogar provisional. Me gustan los cambios ¡Todo el día moviendo macetas! De corral en corral. De portón en portón. Buscando bóvedas, alacranes, pesebres y atrojes. Llamando a los herederos de aquellos que un día contruyeron nuestro pueblo. Con tierra, cal piedras y mucho, mucho esfuerzo.

En cuanto entro en la casa me voy derecho al topetón. Todas tapiadas, chimeneas cercenadas porque “entraba mucha mierda” ¡El coño vuestro! ¡Qué poquitas quedan ya en las que se puede hacer una buena candela! ¡Y cuánto puto terrazo! Con las lanchas que debía haber visto.

¡Quién le iba a decir a aquellos albañiles que estas casas eran provisionales!

Provisionales han sido los pajares y las cuadras, los poyos y los pozos, provisionales los doblaos y el paso de la sala a la alcoba. ¡Una buena obra que dure toda la vida! ¡Menudos destrozos! ¡Qué pérdida tan grande la de esa historia que se va en cada una de esas casas! Si con los jóvenes se nos va el futuro, con nuestro patrimonio se esfuma nuestro pasado.

Sin embargo es esa provisionalidad la que hace todo mucho más especial. Disfrutarlo sabiendo que será por poco tiempo. Observarlo como algo a punto de desaparecer para siempre. Como la vida misma.

¡Cómo me gusta este salón-comedor provisional!

* Y bueno, lo de las casas, a pesar de la tragedia, quedan algunas espectaculares. Si conoces alguna en Salvaleón que pueda visitarse para rememorar viejos tiempos, te agradecería más información.

Campaña elecfloral

No sé a quién votar. La verdad es que todas están haciendo muy buena campaña. Están mostrando sus mejores flores, pero ya sabemos que luego llega el invierno y tó se queda en ná. 

La verdad es que viéndolas así de espléndidas, tan rojas, tan moraditas, tan coloridas, tan echás palante, entran ganas de dejarse convencer por sus cantos de sirena, aplaudir cuando se ponen de cara al sol, cada una entonando su himno, soberbias y altivas. Todas ellas animadas por ejércitos de yerbas comunes que las vitorean, en un afán de sentirse parte de algo, aunque sea solo durante un par de semanas.

¡Qué más da si son venenosas o duran tres días! A mi madre le gustaba la roja y yo para las azules ni miro. Las lilas me llaman la atención, mucho, pero las conozco hace poco y no me fío, el año pasado salieron muchas, pero este año, ¡ni la mitad! Han salido algunas naranjas, preciosas, ¡con unas ganas! Pero me tienen mosca, el color les cambia de un día para otro, y hay veces que no sabes por dónde van a salir.

Y están las que no florecen nunca, que han entrado en campaña sabiendo que su flor  no hará acto de presencia, no confundamos a estas con aquellas otras flores verdes que se secan antes de madurar, esas pobres, ignorantes, son dignas de lástima, a las que me refiero son a esas otras que le dan vigor al jardín, a esas hojas verdes que recogen la luz para llenar de vida el huerto, el parque y los bosques, esas suelen estar al pie del cañón todo el año, así que creo que finalmente voy a decantarme por el verde de toda la vida, por las que han demostrado fidelidad a pesar de las dificultades. Eso sí, benditas las campañas, que los capullos afloran para engatusar a clientes quienes solo se interesan por el color, y quieras que no, el espectáculo es entretenido.