Dehesa sin Uranio

La escasa rentabilidad de la dehesa, que ocupa una gran parte de Extremadura, lleva al gobierno regional a explorar nuevas oportunidades en campos tan controvertidos como la minería, o macroproyectos empresariales solo al alcance de grandes multinacionales.

Y para ello se aprobó la Ley 8/2019, de 5 de abril, para una Administración Más Ágil (que modifica la Ley de Protección Ambiental de Extremadura). Esta ley se impulsa con el loable objetivo de facilitar el desarrollo de proyectos empresariales que generen puestos de trabajo, pero pone una alfombra roja a proyectos que podrían destruir importantes extensiones de dehesa en aras de la creación de empleo, y aquí hay opiniones para todos los gustos. Ejemplos de este tipo de proyecto hay varios. El más cercano es la mina de Retortillo, en Salamanca, que desde su aprobación hace ya unos años, se encuentra en una encrucijada legal y política, dividiendo a los vecinos. Esta mina ha destruido cientos de hectáreas de dehesa. Para unos, esto es inevitable por la necesidad de empleo de calidad en las comarcas más pobres, para otros, el precio a pagar por este tipo de proyectos es demasiado alto.

Pero hay cuestiones importantes que no podemos obviar. Las tecnologías permiten a las grandes empresas mineras desarrollar estos proyectos sin necesidad de mano de obra humana. Este artículo da buena cuenta de ello:

Abriendo minas 24 horas con robots y camiones sin conductor | MIT Review España

Esto, sumado al impacto en la salud de las personas y del entorno, parecen razones suficientes para entender que estamos ante una amenaza que podría suponer el fin de nuestros pueblos, tal y como los conocemos hoy en día. Igual el siguiente documental puede arrojar algo de luz sobre el tema.

Documental “Días de Uranio” – RTVE 7 de Marzo de 2019

Extremadura, ¿región minera?

La estrategia de promoción de Extremadura como región minera está disponible en la Red. No es nada oculto. La Junta de Extremadura apuesta por este sector como motor de desarrollo de la región. Además, el antiguo consejero de Industria, José Luis Navarro, es el actual presidente de la Empresa Nacional de Residuos Nucleares, ENRESA, una de las principales interesadas en la puesta en marcha de proyectos mineros.

La sorpresa es para quienes pensábamos que para nuestro gobierno, la dehesa era el máximo exponente de nuestra región, nuestro tesoro más preciado, lo único que nos queda como extremeñas y extremeños, independientemente de que, en realidad, la dehesa esté en manos de unos pocos latifundistas que viven lejos de nuestra hermosa tierra y sean ajenos a la realidad del día a día en pueblos como Zahínos, Salvaleón o Valencia del Mombuey. Nuestra dehesas comunales están en el punto de mira, ¡no bajemos la guardia!

He aquí el dossier que la Junta de Extremadura utiliza para promocionar Extremadura como región minera (disponible también en inglés), poniendo el caramelo en la boca a aquellos que quieren venir, destrozar, llenarse los bolsillos (y quien, sabe, si de aquellos que, presuntamente, favorezcan sus intereses, eso sí, presuntamente, que no quiero yo pensar mal de los políticos de turno) y marcharse con el uranio y el parné. Y aquí…, ni pensarlo quiero.

 

¿Es este el futuro que le espera a nuestras dehesas?

Para luchar contra este -en mi opinión- despropósito (entiéndase: barbaridad, abuso, atropello, sinvergonzonería), por el que sobrevuelan las sospechas de acuerdos encubiertos e intereses ocultos y pelotazos millinarios de dudosa transparencia, a costa de la destrucción de este ecosistema único, han surgido plataformas ciudadanas de personas comprometidas e informadas, que dicen NO. Este NO es el modelo de desarrollo que queremos para nuestras comarcas. Vamos a defender nuestro entorno, nuestra idiosincrasia, nuestras raíces y vamos a luchar para evitar que cuatro hijxsdelagran se aprovechen de una situación en la que el dinero y la rentabilidad, colocan a Extremadura en una situación de alarmante vulnerabilidad y de desesperación.

Eso sí, tenemos que pensar en alternativas. No nos queda otra. Nadie va a venir a sacarnos las castañas del fuego. O nos ponemos las pilas, o esto se va a la mierda.

Aquí toda la información sobre la Plataforma Dehesa sin Uranio:

http://www.dehesasinuranio.com/

D1sRD8YXQAAtOu